Cochinilla

La Cochinilla, al igual que el pulgón o la mosca blanca, son insectos que se adhieren al tallo y hojas de las plantas y, como buenos parásitos, sobreviven chupando la savia de las plantas creando malformaciones y haciendo que las plantas se debiliten.

Las Cochinillas se distinguen por su escudo protector, en general plano y circular, en forma de cuña o coma, como la cochinilla del rosal, evónimo,  orquídeas y otras.

Existe otro grupo de Cochinillas, las Cochinillas Algodonosas, no tienen escudo y se presentan cubiertas por una capa blanca harinosa que segrega una cera.

La Cochinilla del Rosal es pequeña, en forma de disco de unos 6-8 mm de diámetro y de color blanco grisáceo. Se adhiere fuertemente a los tallos leñosos del rosal. Los daños a la planta, como el amarillamiento del follaje y la caída de las hojas, derivan de su actividad chupadora.

Se controlan con aceites emulsionables de invierno que actúan asfixiando a estos insectos  mediante la cobertura de sus escudos. En arbustos caducos como el rosal, se aplican en la época de descanso con la caída de las hojas.

Otro control es la aplicación en primavera de insecticidas sistémicos, que se transportan por toda la planta a través de la savia.

 

Junto con el ataque de las cochinillas, aparece el hongo de la fumagina, polvillo negro que se instala sobre las sustancias segregadas por ellas y que desaparece cuando se combate la cochinilla.

Volver

┬┐Tiene alguna sugerencia, pregunta para realizarnos?

Contáctese ahora!